Category: Mar del Plata 2013


Hitchcock_sala_500

Notas interesantes sobre lo que dejó el Festival

Balance de Espacio Cine

Balance de Otros Cines

Nómina de premios

PREMIOS OFICIALES

Astor de Oro a la Mejor Película

La Jaula de Oro, de Diego Quemada-Diez

Astor de Plata al Mejor Director

Mariana Rondón por Pelo Malo

 

Astor de Plata al Mejor Guión

Mariana Rondón por Pelo Malo

Astor de Plata a la Mejor Actriz

Marian Álvarez de La Herida

Astor de Plata al Mejor Actor

Vincent Macaigne por La Bataille de Solférino

Astor de Plata – Premio Especial del Jurado

Little Feet, de Alexandre Rockwell

 

Mención especial

The Bright Day, de Hossein Shahabi

 

Premio Cinecolor Voto del Público

La jaula de oro, de Diego Quemada-Diez

 

Mejor Largometraje Latinoamericano 

Los Insólitos Peces Gato, de Claudia Sainte­Luce

 

Mejor Cortometraje Latinoamericano

Nadie Especial, de Juan Alejandro Ramírez

Mejor Largometraje Argentino 

La utilidad de un revistero, de Adriano Salgado

 

Mejor Director de Largometraje Argentino

Ada Frontini por Escuela de sordos

Mejor Cortometraje Argentino

Espacio personal, de Natural Arpajou

 

Mejor Director de Cortometraje Argentino

Mariano Luque por Sociales

Premio Work in Progress – Mejor Proyecto

El Patrón, de Sebastián Schindel

Premios Extras

Miramar, de Fernando Sarquís

Necrofobia, de Daniel de La Vega

 

Menciones de honor

Yo sé lo que envenena, de Federico Sosa

Cancha 3, de Jorge Leandro Colás

PREMIOS NO OFICIALES

Premio MOVIECITY, Mejor Película Argentina en Competencia

Choele, de Juan Sasiaín

PREMIO DAC,  Mejor director argentino en Competencia

Adriano Salgado por La utilidad de un revistero

 

Premio FIPRESCI, Mejor Largometraje de la Competencia  Latinoamericana

Penumbra, de Eduardo Villanueva.

Premio Mejor Película de la Sección Panorama Argentino

El Crítico, de Hernán Guerschuny

 

Premio Asociación de Cronistas Cinematográfico de la Argentina, a la Mejor Película de la Competencia Internacional

La jaula de oro, de Diego Quemada­Diez  y Fantasmas de la ruta, de José Campusano

Premio ADF a Mejor Fotografía de Película de Competencia Internacional

La Jaula de Oro, de Diego Quemada­Diez

 

Premio ARGENTORES, premio Mejor Guión Argentino

José Campusano, por Fantasmas de la Ruta

Premio Ventana Sur a la Mejor Película de la Sección Venas Abiertas

Videoclub, de Pablo Illanes

Premio SADAIC a Mejor Música de Película Argentina en Competencias

Choele, de Juan Sasiaín

Premio del Sindicato de la Industria Cinematográfica, Premio “Tato Miller”

El Vals de los Inútiles, de Edison Cájas

Premio PATACON de SAGAI Actor y Actriz Revelación de Película Argentina en Competencia

Manuela Piqué por Liberen a García y José Manuel Espeche por Polvareda.

 

Premio Mejor Edición de Película Argentina en Competencia de la Sociedad Argentina de Editores

Maravilla, un luchador adentro y afuera del cuadrilátero, de Juan Pablo Cadaveira

Premio a la Mejor Película de la sección Banda de Sonido Original

El Blues de los Plomos, de Gabriel Patrono y Paulo Soria

Premio MAR DE CHICOS  del Jurado Infantil al Mejor Cortometraje

Juegos de Guerra, de Bruno Scopazzo

Menciones especiales

El Gatito, de Pablo Sicialiano, y Modesta historia de un suntuoso derrochón, de Gonzalo Rimoldi

 

PREMIO FEISAL Mejor película en competencia dirigida por un realizador Latinoamericano de hasta 35 años

Las Analfabetas, de Moisés Sepúlveda

 

PREMIO SIGNIS Mejor película de la Competencia Internacional

La Jaula de Oro, de Diego Quemada­Diez

Mención especial

Fantasmas de la Ruta, de José Campusano

Mejor Trailer: Emiliano Serra por La multitud, de Martín Oesterheld

Mejor Afiche: Martin Lehmann por Mika, mi guerra de España, de Fito Pochat y Javier Olivera

Mejor Ensayo Cinematográfico: Alejandro Kelly por “Aprendiendo a vivir. Familia y sociedad en el cine de ingenuas”

Anuncios

DSCN7406

Infancias clandestinas

Se han completado las proyecciones de todas las películas en competencia.

El eterno retorno de Antonis Paraskevas es el film debut de la joven directora griega Elina Psykou. Una propuesta original que sumó tantas adhesiones como rechazos y que remite por momentos al cine de Leos Carax. Su omnipresente protagonista podría quedarse con el premio al mejor actor por su esforzada labora como un presentador de TV retira que finge su propio secuestro para volver a figurar en los medios.

La Batalla de Solferino acierta en su amalgama de vida privada y pública para contar con humor no excento de tensión un día en la vida de una periodista que vive una muy conflictiva relación con su expareja. Lo particular es que el día retratado es el de las elecciones del 6 de mayo del 2012 en Francia, la peleada segunda vuelta entre Sarkozy y Hollande. Fue dirigida por Justine Triet.

Pelo Malo, de la venezolana Mariana Rondón aporta mucho oficio y buenas actuaciones pero representa un catálogo de todo lo que se espera del cine latinoamericano en los festivales internacionales, con su mezcla de drama matizado con notas de color y pintura social.

“Little feet (pequeños pies)” del experimentado director norteamericano Alexandre Rockwell (recordado por el film colectivo “Cuatro habitaciones”, en el que también participaron Tarantino y Robert Rodríguez) generó la inmediata adhesión del auditorio. Su película cuenta una historia que es a la vez mínima, vital y móvil. Dos hermanos (interpretados por los propios hijos del director) que emprenden un insólito viaje al mar, en poético blanco y negro. Generó mucho entusiasmo y podría llevarse algún premio.

En la primera de las reseñas sobre el Festival se mencionó a la película argentina “Algunos días sin música”, que también se metía en el universos infantil al relatar un viaje que tenía ecos de “Cuenta conmigo”. Algo parecido sucede con la película de Rockwell, aunque con mayor ligereza y libertad, con lo que curiosamente se cierra el círculo volviendo al punto de partida.

Hay mucho más cine en este Festival inabarcable que se va acercando inexorablemente a su final, entregando sus últimas sorpresas. Las películas mudas con música en vivo del dúo Kabusacki-Mango son apenas una de las tantas ofertas que necesariamente obligan a perderse alguna otra cosa valiosa. Llega la hora de los premios, y de la despedida hasta el próximo año. 

donna_3-copy

Mañana sábado a las 17.45 será la última oportunidad de ver en el Festival de Mar del Plata el corto de Nicolás Dolensky protagonizado por Erica Rivas, Claudio Tolcachir y Nicolás Mateo. Una realización que desde el inicio genera el clima adecuado y resuelve su leve trama con soltura y elegancia.

Lo primero que me vino a la mente cuando lo vi fue una frase de Jack Kerouac perteneciente a Los subterráneos: “La comezón de que el frío amante de la lujuria perciba la cálida hemorragia del espíritu”.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

club

A pleno sol

Con una buena parte de las películas en Competencia ya exhibidas, El Festival entra en zona de definiciones y cada uno de los asistentes tiene su apuesta sobre lo que se puede llegar a premiar. No habían aparecido aún las grandes candidatas, dentro un nivel parejo, bueno pero no excepcional, en la mayoría de los títulos exhibidos. Pero eso cambió con el estreno de dos de las mejores propuestas vistas hasta el momento.

Día brillante, de Hossein Shahabi recupera toda la tensión de otra gran película iraní, La separación, para retratar a una maestra que recorre Teherán en busca de gente que testifique a favor del padre de una alumna que será juzgado ese mismo día. Una carrera contrarreloj realizada con mínimos elementos pero con absoluto rigor que  logra sostener el interés en todo momento. El cine iraní también es noticia por un acto que se realizará hoy a la tarde para pedir la liberación Jafar Panahi. El director de “Offside” sigue padeciendo un arresto domiciliario desde hace casi tres ya, situación que pudo darse a conocer gracias al film “Esto no es una película”, presentado hace dos años en este mismo Festival.

Debe ser una de las primeras veces que se pueden escuchar carcajadas y tantas señales de aprobación en una función de prensa. Eso sucedió con la proyección de Club Sandwich, la tercer película dirigida por Fernando Eimbcke, recordado por “Temporada de patos” (2004). Su película encuentra el tono justo para mostrar con humor y criterio a una madre muy apegada a su hijo adolescente y cuanto le cuesta dejarlo crecer. Podría haber sido un drama sórdido o una comedia tonta pero no es nada de eso.

Más allá de la Competencia las retrospectivas de este año han generado muchísimo interés. Es un verdadero placer cinéfilo encontrarse con versiones restauradas de películas mudas de Hitchcock presentadas con música en vivo de Fernando Kabusacki (como sucedió el año pasado con la recordada exhibición de Metrópolis en Rosario). Lo mismo ocurre con las proyecciones en fílmico de las películas del genial director húngaro Miklos Jancsó. Pero hay mucho más, la oferta es enorme e incluye entre muchos otros a films de Buñuel y Rosellini y a los invitados John Landis, Pierre Etaix y Bong Joong Ho, quienes están presentes en cada función para dialogar con el público.

Por Fernando Herrera

la-jaula-de-oro2

Todas las voces

El amplio Salón Atlántico del Hotel Provincial se vio por completo desbordado durante las casi dos horas en las que Ricardo Darín habló de todo junto a José Martínez Suárez y respondió con predisposición y buen humor desde las preguntas más específicas sobre el rodaje de las películas que participó hasta los pedidos de anécdotas sobre su participación en telenovelas. Un par de horas antes, en otro salón, el crítico Roger Koza presentaba un libro sobre Abbas Kiarostami. Allí también estaba Martínez Suárez contando anécdotas del paso del célebre director iraní por el Festival en 1998. Ese espíritu de convivencia que le da espacio a cada cosa es el que reina en Mar del Plata. Una convivencia que también tiene su correlato en la programación. Por la Competencia Internacional se exhibieron propuestas tan disímiles como la comedia norteamericana “Drinking Buddies”, el drama mexicano “La jaula de oro” curiosa cruza de documental y ficción boliviana “Tierra sin mal”. “Drinking buddies”, que muy pronto tendrá su estreno comercial en Argentina, es una comedia sobre dos amigos que se llevan casi demasiado bien y la tensión que esto genera en sus respectivas parejas. Es tan elemental como disfrutable. Joe Swanberg es casi un desconocido en las carteleras locales, pero ya va por su película número 15 y esta es su cuarta participación en el Festival. “La jaula de oro” es una muy cruda road movie sobre tres chicos que emprenden un dramático viaje desde Guatemala a Estados Unidos. Un tema transitado como la inmigración ilegal es revisitado con mucho criterio en esta ópera prima de Diego Quemada-Diez, que antes de dirigir fue camarógrafo de ken Loach, Fernando Meirelles y Alejandro González Iñarritu. “Yvy Maarey (Tierra sin mal)” trae al director de “Jonas y la ballena rosada” Juan Carlos Valdivia a una aventura que cruza documental y ficción en la selva del Gran Chaco, al sureste de Bolivia. Una realización ambiciosa, impecable desde lo técnico pero que cae abrumada por su exceso de mensaje. Más allá de esa experiencia fallida, la mirada de los pueblos originarios está muy presente en el Festival, con toda la sección Ventana Documental dedicada este año a poner el foco en ese tema. Esta sección está compuesta por 17 documentales provenientes de 9 países. Mar del Plata sigue ofreciendo toda clase de experiencias. Y todavía queda mucho para mirar, mucho para ver.

Por Fernando Herrera

DSCN7206Un cuento de cine

El amplio Salón Atlántico del Hotel Provincial se vio por completo desbordado durante las casi dos horas en las que Ricardo Darín brindó una charla junto a José Martínez Suárez (una de las más extensas que se recuerden en la historia del Festival). Darín repasó toda su carrera pero también habló de temas como sus lecturas, su infancia o su relación con el dinero, y respondió con predisposición y buen humor desde las preguntas más específicas sobre el rodaje de las películas en las que trabajó hasta los pedidos de anécdotas sobre su participación en telenovelas. Después de una primera hora de intenso interrogatorio Darín pidió poder hacer alguna pregunta él, ante lo que Martínez Suárez respondió que estaba dispuesto a decirle cualquier cosa menos la edad de sus hermanas. Ese espíritu a la vez riguroso y bromista es el que sobrevoló toda la conversación, ante la atenta mirada de más de 200 personas que en varias oportunidades aplaudieron las ocurrencias de ambos y ofrecieron muestras espontáneas de afecto.

“Hay una clara diferencia entre los directores que disfrutan del contacto con los actores y los que sienten que son una herramienta más para poder llevar su trabajo adelante”, afirmó Darín. Y aseguró que si bien las dos variantes pueden conducir a buenos resultados, él prefiere a los directores  que quieren a los actores -entre los que mencionó a Juan José Campanella, con quien rodó cuatro películas-, porque son los que lo ayudan a hacer cosas nuevas. “Ese salto a situaciones desconocidas sólo pude hacerlo con esa confianza, ese abrazo tácito, con aquellos que me han demostrado que me podían contener”.

DSCN7201

También aseguró que los actores deberían conocer mejor como funciona todo el proceso de rodaje y edición para explotar al máximo su potencial, y que su trabajo como director en “La señal” lo ayudó mucho a entender todo el proceso. Sobre esa experiencia destacó que “encarar un largometraje es una tarea titánica, es muy difícil combinar todas las energías que intervienen”. “El rodajes es una zona incierta y vulnerable”.

Asimismo, confesó que muchas veces ha rodado óperas primas (como fue el caso de “Nueve Reinas” o “XXY”, de Lucía Puenzo) porque esa “experiencia sin red”, le parece muy atractiva. “Forma parte de los riesgos que un artista debería correr para no repetirse”. Lo que no quita que haya trabajado también junto a quienes considera grandes amigos, como Bielinsky, quien lo dirigió también en “El aura” y murió sorpresivamente de un infarto en 2006, con apenas 47 años. “Más allá del gran dolor que significó su desaparición para mí no puedo dejar de pensar en todas las cosas que podría haber hecho. Bielinsky era un genio, no tengo miedo de decirlo porque lo ví trabajar de muy cerca. Era muy creativo”. De el rodaje del “El aura” recordó la particular manera de trabajar con Bielinski, con un nivel de intensidad que los llevó a terminar llorando una escena clave de la película. Este relato emocionó al propio Martínez Suárez y toda la audiencia.

DSCN7238

Para Darín, todo se resume en un secreto: “Todos queremos que nos cuenten un cuento bien contado como cuando éramos chicos. Con eso ya estamos contentos, porque nos permite creer que la vida merece ser vivida, nos amplía el panorama. Cuando una historia nos calienta el corazón y nos abre la cabeza… yo no pido más”.

Por Fernando Herrera

L'inconnu du lac 1

Zonas de riesgo

Se ha dicho, la programación que este año parecía hacerle un guiño a la búsqueda de novedades, pero las primeras películas exhibidas resultaron más amables que arriesgadas. El segundo día de proyecciones trajo algunas propuestas más novedosas.

Fantasmas de la ruta, del director argentino José Celestino Campusano se pudo ver en la Competencia Internacional. Inusual ya desde su extensa duración de más de tres horas de áspero realismo, este proyecto concebido como una miniserie es un recorrido por el universo de seres marginales del conurbano, a cargo de un director que en su tercer trabajo vuelve a ser parte del Festival como ya había ocurrido con sus películas anteriores, y podría llevarse algún premio.

En la misma Competencia se vio la alemana “The strange little cat”. El gatito del título es el mudo testigo del caótico deambular de una familia numerosa que se reúne en un departamento a pasar un fin de semana. Lo extraño tiene que ver con las obsesiones y pequeñas alienaciones que se ocultan en capas bajo una superficie de historia mínima y cotidiana. Una propuesta interesante que podría definirse como una polaroid de una locura ordinaria.

También pudo verse “La herida” película española premiada en San Sebastián, cuyo centro de gravedad pasa por el implosivo y agobiante retrato de Ana, una mujer que se ocupa de trasladar pacientes psiquiátricos pero fuera del trabajo debe lidiar con su propia inestabilidad emocional. La cámara sigue muy de cerca y jamás abandona a su protagonista, interpretada por Marian Alvarez, que con su esforzado trabajo se candidatea como mejor actriz.

El último turno de las funciones de prensa fue para “La laguna”, ópera prima de los jóvenes cordobeses Gastón Bottaro y Luciano Juncos. El film es una creación colectiva de un grupo de 9 estudiantes de cine que componen el equipo de realización. Está protagonizado por Germán Da Silva (recordado por la excelente “Las Acacias”) y Gustavo Almada. Esta suerte de western metafísico rodado en Ascochinga sigue a dos personajes que se internan en las sierras. El propósito de uno es llegar a la laguna del título y el del otro es guiarlo en ese sinuoso camino (tendrá  además otros motivos pero serán insondables). El nudo de la trama pasa por perderse para poder encontrarse. La película muestra la repercusión que está logrando el cine cordobés, con fuerte presencia en el Festival, aunque fue recibida con cierto desconcierto por el público que llenaba la enorme sala del Auditorium.

Fuera de competencia, en la interesantísima Sección de Autores, se presentó la película francesa “El desconocido del lago”, de Alain Giraude. Una propuesta extrema que puede incomodar por sus escenas de sexo explícito pero muestra además la extraordinaria habilidad de su director para abordar una enrarecida trama de suspenso con elementos mínimos y una impecable puesta en escena. Fuera de la sala en donde se proyecta un cartel advierte que esta película puede herir la sensibilidad de algunos espectadores, pero lo cierto es que muy pocos abandonaron la sala.

Pero no todo pasa sólo por ver películas, el Festival no se agota en las funciones. Entre una y otra hay conferencias de prensa y toda clase de actividades especiales. Allí uno puede encontrarse con gente como Bong Joon Ho, el célebre director coreano que preside el jurado y a quien le está dedicada una retrospectiva. O a Ricardo Darín a punto de dar una charla junto a José Martínez Suárez.

Por Fernando Herrera

Publicado en el Diario La Capital de Rosario el 20 de Noviembre de 2013

DSCN7101

El calendario cinéfilo cuenta 14 Festivales Internacionales de los denominados “Clase A” a lo largo del año. Entre ellos, claro, están los de Cannes, Venecia, Berlín y San Sebastián. En toda Latinoamérica sólo hay uno y es el de Mar del Plata, el último del año. Un festival que ya va por su edición número 28.

“Faltan dos para los 30, quizás llegamos”, bromeó el eterno José Martínez Suárez, Director por sexto año del festival, en el breve discurso inaugural, ante un público que había colmado la enorme sala del Teatro Auditorium. En las primeras filas Graciela Borges, Ana María Picchio, Soledad Silveyra y Leo Sbaraglia entre muchas otras figuras reconocidas escuchaban lo que decía Martínez Suárez y los discursos más explícitos de Liliana Mazzure y Jorge Telerman antes de que se exhiba la primera de las películas en competencia para inaugurar formalmente el evento.

Una competencia que este año priorizó los descubrimientos y las óperas primas, con una mirada más próxima al BAFICI. De todas maneras los grandes nombres siguen muy presentes en las secciones paralelas y las retrospectivas.

DSCN7133

Tras esa suerte de placer culposo de asistir al desfile de figuras invitadas, con alfombra azul en lugar de roja en este caso, esa inexplicable atracción por el rancio glamour, y tras todas las presentaciones de rigor, el cine volvió a ocupar el centro de la escena.

La Competencia Internacional se inició con la película chilena “Las analfabetas”, de Moisés Sepúlveda, basada en una obra de teatro y centrada en dos personajes, una maestra muy joven y una alumna mayor, que descubren que tienen mucho para aprender. Una propuesta más correcta que riesgosa, con aciertos de las dos actrices y de la puesta en escena que le permitieron esquivar el peso de la obra de referencia.

En la Competencia Latinoamericana pudo verse “Choele”, la segunda película de Juan Sasiaín, el co-director de “La Tigra, Chaco”. Se centra en un chico de once años (el sorprendente Lautaro Murray) que pasa unos días en el idílico paisaje patagónico de Choel Choele con su recientemente separado padre (Leo Sbaraglia). Un relato de iniciación lleno de belleza y ternura.

Los niños también son los protagonistas de “Algunos días sin música”, que inauguró la tercera competencia del Festival, exclusiva para películas argentinas. El director mendocino Matías Rojo sale airoso de todas las trampas en las que podría haber caído con un muy equilibrado y cálido cuento de amistad entre chicos que remite a ese clásico que fue “Cuenta conmigo”.

Este último trabajo es el reflejo de una apuesta por una producción audiovisual cada vez más federal. Entre el abundante número de películas argentinas que participan del Festival en alguna sección hay representantes de muchas provincias, y entre ellas se destacan las producciones cordobesas como “La laguna”, que forma parte de la Competencia Internacional y “El grillo”, que se verá en la Latinoamericana. Ambas tendrán hoy su primera proyección. De Rosario solo forma parte del Festival “Cabeza de Ratón”, de Diego Rolle, José María Beccaría y Pablo Rodríguez Jáuregui, dentro de la sección “Mar de chicos”. Ayer tuvo su debut y hoy será exhibida nuevamente.

Hay muchísimo para ver aún en esta semana. La fiesta recién empieza.

Por Fernando Herrera

Publicado en el Diario La Capital de Rosario el 19 de Noviembre de 2013

Analfabetas_espalda_base145mm_resize1

The reader

Comenzó la 28 Edición del festival Internacional de Cine de Mar del Plata y la película elegida para para la Función de Apertura fue la chilena Las Analfabetas, como parte de la Competencia internacional. Curiosa elección. La película de Moisés Sepúlveda está basada en una obra de teatro, con dos protagonistas y prácticamente una sola locación. Una maestra muy joven y una alumna mayor que descubren que todavía tienen mucho para aprender

Algunos aciertos en la puesta en escena, las actuaciones y los giros de la trama le permiten desmarcarse de de la mochila de “teatro filmado”. Pero la propuesta no va mucho más allá de la corrección.

DSCN7054

El director dando una entrevista momentos antes de la proyección.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB