la-jaula-de-oro2

Todas las voces

El amplio Salón Atlántico del Hotel Provincial se vio por completo desbordado durante las casi dos horas en las que Ricardo Darín habló de todo junto a José Martínez Suárez y respondió con predisposición y buen humor desde las preguntas más específicas sobre el rodaje de las películas que participó hasta los pedidos de anécdotas sobre su participación en telenovelas. Un par de horas antes, en otro salón, el crítico Roger Koza presentaba un libro sobre Abbas Kiarostami. Allí también estaba Martínez Suárez contando anécdotas del paso del célebre director iraní por el Festival en 1998. Ese espíritu de convivencia que le da espacio a cada cosa es el que reina en Mar del Plata. Una convivencia que también tiene su correlato en la programación. Por la Competencia Internacional se exhibieron propuestas tan disímiles como la comedia norteamericana “Drinking Buddies”, el drama mexicano “La jaula de oro” curiosa cruza de documental y ficción boliviana “Tierra sin mal”. “Drinking buddies”, que muy pronto tendrá su estreno comercial en Argentina, es una comedia sobre dos amigos que se llevan casi demasiado bien y la tensión que esto genera en sus respectivas parejas. Es tan elemental como disfrutable. Joe Swanberg es casi un desconocido en las carteleras locales, pero ya va por su película número 15 y esta es su cuarta participación en el Festival. “La jaula de oro” es una muy cruda road movie sobre tres chicos que emprenden un dramático viaje desde Guatemala a Estados Unidos. Un tema transitado como la inmigración ilegal es revisitado con mucho criterio en esta ópera prima de Diego Quemada-Diez, que antes de dirigir fue camarógrafo de ken Loach, Fernando Meirelles y Alejandro González Iñarritu. “Yvy Maarey (Tierra sin mal)” trae al director de “Jonas y la ballena rosada” Juan Carlos Valdivia a una aventura que cruza documental y ficción en la selva del Gran Chaco, al sureste de Bolivia. Una realización ambiciosa, impecable desde lo técnico pero que cae abrumada por su exceso de mensaje. Más allá de esa experiencia fallida, la mirada de los pueblos originarios está muy presente en el Festival, con toda la sección Ventana Documental dedicada este año a poner el foco en ese tema. Esta sección está compuesta por 17 documentales provenientes de 9 países. Mar del Plata sigue ofreciendo toda clase de experiencias. Y todavía queda mucho para mirar, mucho para ver.

Por Fernando Herrera

Anuncios