Tag Archive: abbas kiarostami


la-jaula-de-oro2

Todas las voces

El amplio Salón Atlántico del Hotel Provincial se vio por completo desbordado durante las casi dos horas en las que Ricardo Darín habló de todo junto a José Martínez Suárez y respondió con predisposición y buen humor desde las preguntas más específicas sobre el rodaje de las películas que participó hasta los pedidos de anécdotas sobre su participación en telenovelas. Un par de horas antes, en otro salón, el crítico Roger Koza presentaba un libro sobre Abbas Kiarostami. Allí también estaba Martínez Suárez contando anécdotas del paso del célebre director iraní por el Festival en 1998. Ese espíritu de convivencia que le da espacio a cada cosa es el que reina en Mar del Plata. Una convivencia que también tiene su correlato en la programación. Por la Competencia Internacional se exhibieron propuestas tan disímiles como la comedia norteamericana “Drinking Buddies”, el drama mexicano “La jaula de oro” curiosa cruza de documental y ficción boliviana “Tierra sin mal”. “Drinking buddies”, que muy pronto tendrá su estreno comercial en Argentina, es una comedia sobre dos amigos que se llevan casi demasiado bien y la tensión que esto genera en sus respectivas parejas. Es tan elemental como disfrutable. Joe Swanberg es casi un desconocido en las carteleras locales, pero ya va por su película número 15 y esta es su cuarta participación en el Festival. “La jaula de oro” es una muy cruda road movie sobre tres chicos que emprenden un dramático viaje desde Guatemala a Estados Unidos. Un tema transitado como la inmigración ilegal es revisitado con mucho criterio en esta ópera prima de Diego Quemada-Diez, que antes de dirigir fue camarógrafo de ken Loach, Fernando Meirelles y Alejandro González Iñarritu. “Yvy Maarey (Tierra sin mal)” trae al director de “Jonas y la ballena rosada” Juan Carlos Valdivia a una aventura que cruza documental y ficción en la selva del Gran Chaco, al sureste de Bolivia. Una realización ambiciosa, impecable desde lo técnico pero que cae abrumada por su exceso de mensaje. Más allá de esa experiencia fallida, la mirada de los pueblos originarios está muy presente en el Festival, con toda la sección Ventana Documental dedicada este año a poner el foco en ese tema. Esta sección está compuesta por 17 documentales provenientes de 9 países. Mar del Plata sigue ofreciendo toda clase de experiencias. Y todavía queda mucho para mirar, mucho para ver.

Por Fernando Herrera

Anuncios

07NoParqueCentenario100413

Un lugar en el mundo

Una vez más, el ritual se repite. La sensación de peregrinaje cobra más fuerza con el cambio de sede, que este año paso a ser el centro Cultural Recoleta, cuyo edificio es un antiguo convento franciscano. Esa es una de las novedades, junto al cambio de director y de algunas secciones,  que propone el festival en esta edición 2013 y que ya cumple 15 años, edad de alteraciones necesarias para mantenerse fiel a sí mismo.

Si la polémica del año pasado fue la no inclusión de la película “Tierra de los padres”, que transcurría en el cementerio de la Recoleta, ahora no deja de ser irónico que todo el festival se haya mudado tan cerca de ese espacio tan particular.

La función de apertura tuvo lugar el miércoles con la proyección de “No”, la película chilena de reciente paso por la entrega de los Oscar, protagonizada por Gael García Bernal. Este trabajo del director Pablo Larrain (Tony Manero) tiene su centro en la campaña publicitaria que invitaba a votar contra Pinochet en 1988, y cuyo impensado éxito terminó por hacer caer al dictador. Hay una fuerte presencia del cine chileno este año.

Otro que presentó su último trabajo, y que sigue siendo fiel a sí mismo, es el iraní Abbas Kiarostami, cuya “Copia certificada” formó parte de este festival hace dos años.

“Like someone in love” fue filmada en Japón pero sigue siendo un recorrido por las obsesiones de siempre. El triángulo protagónico, lleno de ángulos torcidos, es descripto con extrema precisión y lucidez.

Entre las películas argentinas, tuvo su premier mundial “El crítico”, protagonizada por Rafael Spregelburd y Dolores Fonzi, debut en la dirección del crítico Hernán Guerschuny, con algunos apuntes filosos que se toman con humor su propia profesión y con un protagonista que reniega de las comedias románticas hasta que su propia vida se transforma en una.

Y también tuvieron su punto de partida las retrospectivas, en donde se podrá seguir se cerca la recomendable filmografía del director coreano Hong Sangsoo y reencontrase con la obra completa de Adolfo Aristarain.

Por Fernando Herrera para el Diario La Capital

Publicado el 13 de Abril de 2013

Certified Copy

La vida continúa bajo el sol de Toscana

Copia certificada, a pesar de ser un film realizado en Francia y contar con la luminosa actuación de Juliette Binoche, conserva todas las marcas autorales de su director, Abbas Kiarostami (1940, Teherán, Irán), y, a la vez, plantea un juego de espejos con el Rossellini de Viaje por Italia (1954). Pero la película se disfruta por sí misma y su notable sistema narrativo es capaz de combinar con maestría ligereza y oscuridad, amor y desamor, para crear la copia más original que se haya visto.

Una mujer vinculada con una galería de arte a la que nunca se nombra asiste a la conferencia de un exitoso escritor inglés recién llegado a Toscana para presentar la versión italiana de su último libro llamado, precisamente, Copie conforme, en el que teoriza sobre la idea del arte como eterna copia, como combinación de elementos predefinidos. A ella no parece importarle demasiado el asunto pero terminará viajando hasta el pequeño poblado de Lucignano para visitar una obra de arte que podría poner en perspectiva la teoría de él.

El centro de la historia es la conversación durante el viaje entre estos personajes interpretados por una inspirada Binoche y un sorprendente William Shimell (que no es actor sino barítono). Un paseo en auto por una bella Toscana que nunca se transforma en postal es la excusa perfecta para que hablen prácticamente de todo, algo que ya sucedía en la obra citada de Rosellini y, entre muchas otras, en Antes del amanecer (1995) y Antes del atardecer (2004), disfrutables películas de Richard Linklater. El talento principal de Kiarostami reside en sumar estas capas de referencias (paseando además por la comedia romántica americana y los rasgos más reconocibles de sus propias películas previas) sin empantanarse ni resentir en absoluto un resultado final, generando algo nuevo de todo ese desandar caminos transitados y desafiando, de paso, la teoría inicial.

Kiarostami logra salir airoso de todas las trampas en las que podría haber caído con esta mixtura de elementos “artísticos” y de cualquier prejuicio relacionado con su paso al cine europeo. Basta mencionar como ejemplos de todo esto las conversaciones en el auto (su marca registrada) o en el bar, en donde a pesar del contexto cambiante Binoche es a la vez sorprendente, graciosa y verosímil, o el uso de espejos y su función dramática.

Todo encaja a la perfección, pero aún nos aguarda una sorpresa que no será aquí revelada, para terminar configurando un oxímoron perfecto, que amaga con ponerse profundo y se simplifica, o con volverse demasiado leve y se oscurece, con promover el romance y dejar latente el reflejo del desamor.

En ese vibrante juego especular solo nos queda especular con lo que pudo o podría suceder realmente.

Por Fernando Herrera

(Este artículo es una copia certificada del publicado originalmente en Espacio Cine en el año 2011)

Más información sobre la película en IMDB