Esta nota fue publicada en el diario La Capital de Rosario el día 13 de Abril del 2011, a propósito del estreno de Torrente 4 en el BAFICI (ver link)215932_217869598228091_1625986_n

Santiago Segura hace mucho ruido. Y no es sólo por los chistes escatológicos de su más famoso personaje, ese perverso polimorfo de José Luis Torrente. Este lunes se estrenó “Torrente 4”, en el marco del Bafici, la cuarta parte de la saga del brazo tonto de la ley que a partir de hoy pasará a formar parte de la cartelera de los cines de Rosario.

La película del director y actor español, esta vez en 3D y con el ridículo título en inglés de “Lethal Crisis” tiene todas las guarradas acostumbradas y los fanáticos (había muchos por el Abasto) ya la empezaron a adorar. Del argumento se puede contar que Torrente va a parar a la cárcel por un crimen que no cometió y para huir organiza como distracción un partido de fútbol, como en “Escape a la victoria” aquella película de 1981 con Sylvester Stallone, Michael Caine y varios futbolistas como Pelé y Ardiles (en este caso, entre las figuras invitadas se encuentran el Kun Agüero y el Pipita Higuaín) pero claro, eso es lo de menos.

Este festival porteño de cine independiente no se caracteriza por el revuelo que causan sus participantes. Pero la apuesta Segura del Bafici congestionó las funciones y la posterior conferencia de prensa. Mucha gente quedó afuera. Muchos otros cuestionaron su presencia en la programación (pero no dejaron de asistir a la concurrida función de prensa de la mañana). Y es interesante pensar hasta qué punto una película como ésta es independiente.

Segura, divertido y muy predispuesto para responder toda clase de preguntas de sus fans, explicó en la distendida conferencia de prensa que tiene y siempre tuvo total control sobre el contenido de sus películas. Aclaró que eso da miedo, y que él, como realizador, estaba al margen de la industria del cine, y después hasta bromeó con que estaba al margen del cine mismo, y dudaba de que lo suyo pueda llamarse cine. Pero sea lo que sea que hace, lo hace con sus amigos (la productora que fundó se llama Amiguetes Entertainment).

Con mucha velocidad para las respuestas irónicas Santiago Segura continuó bromeando con el público y repasando su carrera, que se inició con directores de culto del cine bizarro como Jesús Franco. También se refirió a sus trabajos junto a Alex de la Iglesia (su última colaboración, aún no estrenada es “Balada triste de trompeta”) y Guillermo del Toro. Pero los mayores aplausos llegaron al anunciar que le encantaría hacer una quinta parte con Diego Capusotto. Ante un comentario de cómo encaja Torrente con la idioscincracia argentina reveló: “Algo que estoy estudiando y no descarto es hacer una quinta parte con un Torrente porteño, y ya le he echado el ojo a un actor competente que creo que encajaría perfecto, me refiero a Capusotto, ayer lo descubrí en youtube, es un grosso”.

El director y actor español también adelantó que Adam Sandler lo llamó para grabar en Hollywood la comedia “Jack and Jill”, que cuenta además con la actuación del mismísimo Al Pacino, al tiempo que aclaró que no le tocaron escenas conjuntas, pero que él anda por ahí diciendo que hizo una película con el protagonista de películas como “Sérpico” y “El abogado del diablo”.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios