Tag Archive: Johnny Depp


Broadway?s Lilla Crawford stars as Little Red Riding Hood in ?Into the Woods,? a modern twist on beloved fairy tales. Based on the Tony?-winning musical and directed by Rob Marshall, the film hits theaters nationwide Dec. 25, 2014. Photo by: Peter Mountain. ? 2014 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved..

Fábulas salvajes

Más parecida a la obra de Tim Burton (esos árboles retorcidos, esas tramas retorcidas) que los últimos trabajos del propio Burton, En el Bosque sorprende por su estructura, con una segunda parte que saludablemente traiciona a la primera, y que probablemente respete al oscuro y exitoso musical de Broadway que le da origen. Viniendo de Disney, resulta toda una curiosidad.

La premisa es más que interesante, explorar el más allá del final feliz, ver que pasa una vez que todas las perdices fueron comidas. Para ello se mantiene un engañoso clasicismo en la primera mitad, una ensalada a la Grimm que revuelve las historias de La Cenicienta, Las Habichuelas Mágicas, Rapunzel y Caperucita Roja. Lo hace con cierto criterio, amparándose en el revisionismo postmoderno de la obra teatral de james Lapine (que nunca fue pensada para niños) y el probado oficio de los intérpretes, empezando por Meryl Streep como la bruja que termina uniendo todas las historias y Johnny Depp como un incómodo lobo que exacerba su costado pedófilo. Aún así, para cualquier espectador que no sea amante del género, la excesiva duración puede volver la experiencia tortuosa.

Pero una vez que todo se resuelve con cierta facilidad empieza lo mejor. Como si de tratara de una película de Miguel Gomes (Aquel querido mes de Agosto, Tabú, La cara que mereces) la segunda parte pone en perspectiva a la primera y el blanco o negro se vuelve gris, y los deseos cumplidos pueden causar problemas gigantes. Pero claro, Rob Marshall no es Gomes y a veces el árbol no le deja ver el bosque, su estilo clipero está en las antípodas de lo que propone habitualmente el extraordinario director portugués.

En la oscuridad del bosque nunca queda claro a que público está dirigida la historia y las partes no terminan de integrarse del todo, en una película que crece cuando abandona el homenaje y decide irse por las ramas.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios

TRANSCENDENCE Fuga de cerebros

El Dr. Will Caster (Johnny Depp), es un experto en Inteligencia Artificial, casi una celebridad en lo suyo. Está trabajando en la creación de una máquina que tenga su propia conciencia cuando un atentado de terroristas anti-tecnológicos lo deja al borde la muerte. Su compañera en la vida y en la ciencia (Rebeca  Hall) decide, forzada por tan extremas circunstancias, transferir toda la información del cerebro del pobre Will al procesador que estaban desarrollando. El experimento, como era de esperar, tiene éxito (en el último momento, justo cuando ella creía que había fracasado, en un cliché más de una lista interminable). Pero claro, el resultado no será el esperado. Se puede pero quizás no se deba, aunque ya sea tarde para volver atrás. El mito prometeico se hace presente, como en Frankenstein y sus innumerables refritos.

En una reseña anterior sobre Her en este mismo blog se resaltaba lo fácil que era caer en el ridículo con el tema de las computadoras que se comportan como humanos. El mérito de la película de Spike Jonze pasaba por no fascinarse con la realidad de lo virtual y poner el foco en la virtualidad de lo real. Y hacerlo con el tono exacto de liviandad. Wally Pfister, habitual director de fotografía de las películas de Christopher Nolan, opta por seguir el camino de su principal referente, que se toma todo demasiado en serio. Su debut en la dirección muestra pericia técnica, y nada más, al servicio de un mensaje anti tecnológico. Difuso oscurantismo en el marco de una historia que ya se ha contado demasiadas veces. No la necesitamos. Sus personajes son seres confundidos, no tanto por la ambigüedad de sus actos sino por los vaivenes de una trama intrascendente.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

lone2

La buena desmedida

Por más que se vea el Monumental Valley una excesiva cantidad de veces (todo es excesivo en esta película), el Oeste retratado no es el de John Ford, es el del correcaminos y el coyote. Aceptar esa vocación por el desenfreno es necesario para disfrutar de este Llanero Solitario tan Siglo XXI, tan de vuelta de todo, a mitad de camino entre el homenaje y la parodia. Un Llanero solitario que anda bastante poco por el llano y está casi todo el tiempo acompañado. O más que acompañado,  directamente eclipsado por el personaje de Toro (“Tonto”  en el original, pero no daba para traducirlo así) que, en la piel (roja) de Johnny Depp termina siendo el verdadero protagonista.

Gore Verbitsky es un director interesante aunque irregular, y a veces se pasa de canchero con su estilo, que incluye algunos momentos delirantes que no se integran del todo con la historia , y el productor Jerry Buckehnheimer suele confundir cantidad con calidad. Pero aún así prevalece la comicidad resignada de Depp que remite a Buster Keaton en una trama que, entre muchas (demasiadas) cosas invierte roles para poner al cada vez más payasesco Johnny del otro lado de su propio papel en la extraordinaria “Dead Man” de Jarmush.

La plata invertida está a la vista, la fórmula comercial de intentar repetir lo hecho en Piratas del Caribe también, pero aún así se sostiene el interés durante dos horas y media de aventuras que aún sin cuajar del todo terminan redondeando un producto superior al de la zaga de Jack Sparrow, tan efectivo y disfrutable como la Obertura de Guillermo Tell que estará para siempre ligada este personaje.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB