L'inconnu du lac 1

Zonas de riesgo

Se ha dicho, la programación que este año parecía hacerle un guiño a la búsqueda de novedades, pero las primeras películas exhibidas resultaron más amables que arriesgadas. El segundo día de proyecciones trajo algunas propuestas más novedosas.

Fantasmas de la ruta, del director argentino José Celestino Campusano se pudo ver en la Competencia Internacional. Inusual ya desde su extensa duración de más de tres horas de áspero realismo, este proyecto concebido como una miniserie es un recorrido por el universo de seres marginales del conurbano, a cargo de un director que en su tercer trabajo vuelve a ser parte del Festival como ya había ocurrido con sus películas anteriores, y podría llevarse algún premio.

En la misma Competencia se vio la alemana “The strange little cat”. El gatito del título es el mudo testigo del caótico deambular de una familia numerosa que se reúne en un departamento a pasar un fin de semana. Lo extraño tiene que ver con las obsesiones y pequeñas alienaciones que se ocultan en capas bajo una superficie de historia mínima y cotidiana. Una propuesta interesante que podría definirse como una polaroid de una locura ordinaria.

También pudo verse “La herida” película española premiada en San Sebastián, cuyo centro de gravedad pasa por el implosivo y agobiante retrato de Ana, una mujer que se ocupa de trasladar pacientes psiquiátricos pero fuera del trabajo debe lidiar con su propia inestabilidad emocional. La cámara sigue muy de cerca y jamás abandona a su protagonista, interpretada por Marian Alvarez, que con su esforzado trabajo se candidatea como mejor actriz.

El último turno de las funciones de prensa fue para “La laguna”, ópera prima de los jóvenes cordobeses Gastón Bottaro y Luciano Juncos. El film es una creación colectiva de un grupo de 9 estudiantes de cine que componen el equipo de realización. Está protagonizado por Germán Da Silva (recordado por la excelente “Las Acacias”) y Gustavo Almada. Esta suerte de western metafísico rodado en Ascochinga sigue a dos personajes que se internan en las sierras. El propósito de uno es llegar a la laguna del título y el del otro es guiarlo en ese sinuoso camino (tendrá  además otros motivos pero serán insondables). El nudo de la trama pasa por perderse para poder encontrarse. La película muestra la repercusión que está logrando el cine cordobés, con fuerte presencia en el Festival, aunque fue recibida con cierto desconcierto por el público que llenaba la enorme sala del Auditorium.

Fuera de competencia, en la interesantísima Sección de Autores, se presentó la película francesa “El desconocido del lago”, de Alain Giraude. Una propuesta extrema que puede incomodar por sus escenas de sexo explícito pero muestra además la extraordinaria habilidad de su director para abordar una enrarecida trama de suspenso con elementos mínimos y una impecable puesta en escena. Fuera de la sala en donde se proyecta un cartel advierte que esta película puede herir la sensibilidad de algunos espectadores, pero lo cierto es que muy pocos abandonaron la sala.

Pero no todo pasa sólo por ver películas, el Festival no se agota en las funciones. Entre una y otra hay conferencias de prensa y toda clase de actividades especiales. Allí uno puede encontrarse con gente como Bong Joon Ho, el célebre director coreano que preside el jurado y a quien le está dedicada una retrospectiva. O a Ricardo Darín a punto de dar una charla junto a José Martínez Suárez.

Por Fernando Herrera

Publicado en el Diario La Capital de Rosario el 20 de Noviembre de 2013

Anuncios