Category: BAFICI 2013


act of killing

Estrellas de la muerte

En The Pervert´s guide to cinema Slavoj Zizek se refiere a la dimensión de lo obsceno citando como ejemplo una escena de la segunda parte de Iván el terrible, el clásico de Sergei Eiseinstein de 1958. La escena a la que hace referencia el filósofo esloveno es aquella en la que la coronación de Ivan se transforma en una suerte de comedia musical, con sus sicarios bailando y cantando alegremente. El terror se codea con la risa y se acerca al humor grotesco, justo como en una pesadilla.

The act of Killing, de Joshua Oppenheimer es la crónica de esa pesadilla que aún sigue vigente en Indonesia, y latente y agazapada en muchos otros lugares del mundo. El terrorismo de estado ha triunfado y quienes se ocuparon del trabajo sucio son considerados héroes, verdaderas estrellas pop que se pasean por los programas de televisión relatando sus hazañas de veteranos de guerra.

La mejor manera de acercarse a lo que esto implica es imaginar una Argentina en donde el llamado Proceso de reorganización nacional sigue más vigente que nunca y la gente como Astiz o Scillingo puede contar sus experiencias en el programa de Susana Giménez. Pero quizás lo más saludable sea no acercarse tanto, mantener cierta distancia para que la experiencia sea soportable.

Aún en ese contexto sumamente favorable hay remordimientos. El nudo de la película pasa por tratar se asomarse a lo que pasa por las cabezas de estos protagonistas que deambulan por una realidad que los aplaude. Pero una cosa es la realidad y otra cosa es lo real, que  sigue quedando lejos, y en los ocasionales momentos en los que se hace presente se vuelve casi imposible de asimilar.

Pancasila es el nombre de la organización paramilitar responsable del asesinato de cientos de miles de presuntos comunistas en la década del 60. Como ha pasado suficiente tiempo, es hora de preservar su legado para nuevas generaciones. Está claro que la historia la escriben los que ganan.

El documental se propone en principio como vehículo para recuperar ese relato y para ello se vale de múltiples medios, desde el testimonio directo hasta las recreaciones de las supuestas hazañas, que hollywoodizan la memoria hasta puntos impensables, sirviéndose de todos los géneros, incluyendo la comedia musical. Y lo hace usando a favor la absoluta confianza de quienes no tienen nada que ocultar, todo lo contrario, y en el mejor de los casos evalúan algunos de sus actos como males necesarios.

Ver que es lo que ocurre en una sociedad en donde esas son las reglas del juego resulta tan fascinante como revulsivo. Pero el notable trabajo de Oppenheimer va más allá, encuentra siempre el tono exacto para acercarse a sus protagonistas hasta límites impensables y una vez allí develar los dilemas que los acosan a pesar de todo. En esas hendijas existenciales encuentra su extraordinario valor agregado. Esos pliegues y repliegues de conciencia son el verdadero viaje al corazón de las tinieblas.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios

PENDEJOS2

Perros de la calle

Pasó el BAFICI y una de las películas más comentadas de las 473 que fueron exhibidas fue la obra número 30 de Raúl Perrone. Una película notable en más de un sentido, tanto porque se distingue entre lo mejor que se pudo ver en el festival como por su manera de llamar la atención con sus procedimientos formales, que hacen que no se parezca a ninguna de las películas anteriores del director y a la vez se parezca a la suma de todas.

P3ND3JO5, así como está escrito, es en palabras del propio Perrone “una cumbiópera en tres actos y una coda para ver de corrido. De caras / miradas / deseo / amor / drama / tragedia / disparos / imagen cruda en ByN – 4:3”. Parece exagerado, desmedido, ambicioso. Es todo eso y mucho más.

Perrone ha sabido construir toda su filmografía con una notable consistencia. Entre sus marcas de estilo más relevantes se pueden mencionar la naturalidad de los diálogos y la concisión para reducir cada propuesta a lo más elemental. Dos rasgos que se anima a dejar absolutamente de lado en este caso. Lo que queda, lo que encuentra, más allá de seguir siendo absolutamente coherente con sus trabajos previos, es muy interesante.

Una película limbo, con un pie en el pasado y otro en el futuro. Personajes que deambulan y se muestran como fantasmas atemporales. Las precisas coordenadas del conurbano bonaerense que se desdibujan en un viaje hipnótico que cruza el viejo cine de Dreyer con el nuevo de Sylvain George y la ópera con la cumbia electrónica, como si fuera lo más natural de mundo. Y desde ese espacio impreciso interroga al espectador en lugar de ofrecer respuestas. Más que una película para ver es una película que nos mira.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

Berberian-Sound-Studio

Los gritos del silencio

Gilderoy, un prestigioso ingeniero de sonido interpretado a la perfección por Toby Jones, es invitado a trabajar en un estudio italiano para la grabación y mezcla de los efectos sonoros de una película de la que no conoce prácticamente nada. Un halo de misterio envuelve al lugar y a los personajes que lo habitan. Una vez allí trata de hacer lo que mejor sabe, pese a la burocracia kafkiana y al enrarecimiento lyncheano que se encargan de a poco de erosionar la realidad.

Berberian sound studio es un atractivo canto de amor al diseño sonoro en el cine, lleno de guiños al “Giallo”, ese subgénero de cine de suspenso italiano que tuvo su era de gloria en los setenta. Peter Strickland acierta al dotar de una forma estilizada y un clima claustrofóbico a una trama cuyos pliegues recurren al tema del doble, el mítico doppelgänger, para borronear los límites entre la realidad de Gilderoy y la ficción que contribuye a gestar.

A fuerza de encanto y cinefilia, obtuvo el premio a la mejor película en la Competencia Internacional del BAFICI 2013. Un Giallo que se impone en el festival más Argento.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

469885_370723536279404_171725593_o

Ningún pibe nace zombi

Más allá de su saludable intención de cine Z y su afán por utilizar el menor presupuesto posible hay un par de buenas ideas en este corto que remiten a Sector 9 y su vínculo con la exclusión social. Recreo gore y humor ultra negro musicalizado con una versión cumbiera de “Era en abril”.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

15 BAFICI - El Gran Simulador

Como viene la mano

Se llama el gran simulador pero bien podría haberse llamado El profesional, ya que el documental de Frenkel es el reverso exacto de su anterior trabajo, El amateur. Un acercamiento a la figura mítica del ilusionista argentino más reconocido que suma el humor del director al del propio protagonista para lograr un entrañable retrato de un tipo que con su habilidad de lentidigitador logró engañar hasta a su propio destino por años y años. No se puede hacer más lento.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

05-Stoker-22

Sombras y certezas

Fuera de competencia se pudo ver en el BAFICI la última película de Park Chan Wook.

“Lazos perversos” representa el paso a Hollywood del director de “Old boy” , y como tal modera la crueldad y el riesgo de sus trabajos anteriores, pero conserva un par de planos magistrales y una lograda atmósfera que revisita un clásico de Hitchcock, “La sombra de una duda”.

Una adolescente solitaria (Mia Wasikowska, que ya fue Alicia y aquí compone otro personaje dark que parece salido de una película de Tim Burton) descubre el terrible secreto que oculta su elegante tío (Matthew Goode) ante la desatenta mirada de su madre (Nicole Kidman). El tío se llama Charlie, como en el clásico de Hitchcock, pero la línea de bien y mal que representaba cada personaje en aquella película está ahora deliberadamente desdibujada, y es casi la única novedad o actualización que propone una trama con algunos lugares comunes y situaciones inverosímiles pero también con mucho estilo. Al director parece importarle mucho el cómo y no tanto el qué.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

el_critico_1_full

Haciendo cine

Rafael Spregelburd compone a Téllez, un predeciblemente desencantado crítico de cine. No se parece a ninguno en particular, pero por acumulación de clichés responde al arquetipo de lo que un crítico se supone que es. Todo es predecible en la vida de este tipo que habla en argentino pero piensa en francés (sí, la voz en off está en un francés que remite de inmediato a la nouvelle vague, y eso es muy divertido) hasta que se cruza de manera improbable con una mujer improbable. Nada será igual, su vida se ha transformado en una comedia romántica, el género que más desprecia.

Téllez quiere volver atrás, pero ya no puede. Esa mujer que en nada se le parece lo ha cambiado. Mucho tiene que ver que sea interpretada por Dolores Fonzi. Dios santo, que bello abril.

La película de Hernán Guerschuny, crítico que debuta en la dirección, se presentó en el BAFICI, en carácter de premiere mundial.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

leviathan2012

Confieso que he pescado

Puede ser un ejercicio interesante comparar el océano virtual, bello y perfecto de Una aventura extraodinaria, Life of Pi con el real, oscuro y caótico de este documental sobre un buque de pesca que prescinde de toda intención narrativa clásica para generar un efecto inmersivo (metafórico y literal). Una cámara que parece poder situarse en cualquier lado y, sobre todo, un notable trabajo sonoro, contribuyen a generar ese clima a la vez enrarecido y palpable.

La película, que se presenta en la Competencia Vanguardia y Género del BAFICI 2013, viene de ganar en Locarno y Ficunam. Con tantos pergaminos ha despertado amores y odios. Puede ser que esté algo sobrevaluada, pero no deja de ser una experiencia muy interesante.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

no-1

El voto no positivo

La película chilena abrió la edición 2013 del BAFICI. En su ambigüedad descansa su mayor fortaleza, ya que se trata de la crónica de la caída del régimen de Pinochet y de la gestación de una campaña publicitaria que benefició a los que votaron contra el dictador en el plebiscito de 1988. Una estética que remite a la imagen del viejo VHS contribuye con la verosimilitud de todo lo que se cuenta.

Texto escrito por el director del BAFICI, Marcelo Panozzo, para el catálogo del Festival.

“En plena dictadura chilena, un creativo publicitario consiguió que la campaña para enfrentar a Augusto Pinochet tuviese como puntales a la palabra “No” recortada contra un arcoíris y a un jingle cuyo estribillo repetía a modo de mantra: “Chile/ la alegría ya viene”. Esta es su historia… Si la reseña de la revista del cable terminara allí, la nueva película de Pablo Larraín (Tony Manero) ya merecería ser vista. Pero sucede que No cuenta, además, la estupidez prepotente de la derecha y la estupidez pedante de la izquierda, retrata a ese matrimonio de dogmáticos sin imaginación de un modo ejemplar, y pone en primer plano la idea de que la alegría puede ser, en determinadas circunstancias, la única vanguardia posible. Con una actuación extraordinaria de Gael García Bernal, con la participación de muchos de los personajes que hicieron posible que en aquel plebiscito de 1988 el “No” a Pinochet empezara a derrumbar la dictadura, con su imagen U-matic y su dulce, vital tristeza a cuestas, No es la gran obra maestra modesta de esta época. ”

Marcela Gamberini escribe sobre la película para el blog ojos abiertos

Más información sobre la película en IMDB