DSCN7101

El calendario cinéfilo cuenta 14 Festivales Internacionales de los denominados “Clase A” a lo largo del año. Entre ellos, claro, están los de Cannes, Venecia, Berlín y San Sebastián. En toda Latinoamérica sólo hay uno y es el de Mar del Plata, el último del año. Un festival que ya va por su edición número 28.

“Faltan dos para los 30, quizás llegamos”, bromeó el eterno José Martínez Suárez, Director por sexto año del festival, en el breve discurso inaugural, ante un público que había colmado la enorme sala del Teatro Auditorium. En las primeras filas Graciela Borges, Ana María Picchio, Soledad Silveyra y Leo Sbaraglia entre muchas otras figuras reconocidas escuchaban lo que decía Martínez Suárez y los discursos más explícitos de Liliana Mazzure y Jorge Telerman antes de que se exhiba la primera de las películas en competencia para inaugurar formalmente el evento.

Una competencia que este año priorizó los descubrimientos y las óperas primas, con una mirada más próxima al BAFICI. De todas maneras los grandes nombres siguen muy presentes en las secciones paralelas y las retrospectivas.

DSCN7133

Tras esa suerte de placer culposo de asistir al desfile de figuras invitadas, con alfombra azul en lugar de roja en este caso, esa inexplicable atracción por el rancio glamour, y tras todas las presentaciones de rigor, el cine volvió a ocupar el centro de la escena.

La Competencia Internacional se inició con la película chilena “Las analfabetas”, de Moisés Sepúlveda, basada en una obra de teatro y centrada en dos personajes, una maestra muy joven y una alumna mayor, que descubren que tienen mucho para aprender. Una propuesta más correcta que riesgosa, con aciertos de las dos actrices y de la puesta en escena que le permitieron esquivar el peso de la obra de referencia.

En la Competencia Latinoamericana pudo verse “Choele”, la segunda película de Juan Sasiaín, el co-director de “La Tigra, Chaco”. Se centra en un chico de once años (el sorprendente Lautaro Murray) que pasa unos días en el idílico paisaje patagónico de Choel Choele con su recientemente separado padre (Leo Sbaraglia). Un relato de iniciación lleno de belleza y ternura.

Los niños también son los protagonistas de “Algunos días sin música”, que inauguró la tercera competencia del Festival, exclusiva para películas argentinas. El director mendocino Matías Rojo sale airoso de todas las trampas en las que podría haber caído con un muy equilibrado y cálido cuento de amistad entre chicos que remite a ese clásico que fue “Cuenta conmigo”.

Este último trabajo es el reflejo de una apuesta por una producción audiovisual cada vez más federal. Entre el abundante número de películas argentinas que participan del Festival en alguna sección hay representantes de muchas provincias, y entre ellas se destacan las producciones cordobesas como “La laguna”, que forma parte de la Competencia Internacional y “El grillo”, que se verá en la Latinoamericana. Ambas tendrán hoy su primera proyección. De Rosario solo forma parte del Festival “Cabeza de Ratón”, de Diego Rolle, José María Beccaría y Pablo Rodríguez Jáuregui, dentro de la sección “Mar de chicos”. Ayer tuvo su debut y hoy será exhibida nuevamente.

Hay muchísimo para ver aún en esta semana. La fiesta recién empieza.

Por Fernando Herrera

Publicado en el Diario La Capital de Rosario el 19 de Noviembre de 2013

Anuncios