imagen_800x600

Seguimos con los Redondos, pero este caso es mucho más grave. Se trata de uno de los temas más conocidos de Skay como solista, Oda a la sin nombre, del año 2002, que todo fanático ricotero reconocerá.

Y por el otro lado, esta canción del año 2005, que en su intro repite la fórmula, respetando cada nota y faltando el respeto en todo lo demás.

Anuncios