megkeranepcd25

Cuando la sangre llega al río

Un musical político, por improbable que parezca. Un musical político en el que la que baila es la cámara.

Una revuelta de campesinos húngaros de fines del siglo XIX, y su correspondiente represión, son el sustento de esta obra maestra de la puesta en escena. Puesta en escena que duplica el juego de simulacros con los que se urde el poder, con amos que juegan a esclavos, y amagan a dar cierta rienda a la recepción de reclamos para reubicarse y encontrar la mejor forma de vigilar y castigar.

Pero las contraconductas persisten.

Solo 26 tomas le alcanzan al genial cineasta húngaro Miklós Jancsó para desplegar toda su sabiduría narrativa. Una sucesión de magistrales planos secuencia donde el foco está puesto en el grupo y no en los individuos. Si bien la historia de su país y la lucha contra la opresión componen el nudo de la obra de este director, nunca antes se había expresado de esta forma. Su influencia en todo el cine posterior es notable, empezando por Bela Tarr y siguiendo hacia confines insospechados.

Basta con citar dos momentos sublimes. La tensión de un plano tan general y distante (que solo puede apreciarse realmente en pantalla grande) en donde se puede ver a los campesinos celebrar rodeados por un ejército que puede estar a punto de atacar o punto de unirse a la fiesta. Y la inmediata, poética y atroz consecuencia de ese choque de fuerzas en un río cercano.

tumblr_m16kizEPYq1ql8n5ho1_500

En último Festival de Mar del Plata pudo verse una extraordinaria retrospectiva de Jancsó. Fue uno de los puntos altos de un evento en donde las retrospectivas brillaron. Este vienes 13 se exhibirá en Rosario Salmo Rojo, una cita ideal para empezar a conocer su obra.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios