DSCN5598

Competencias

Se presentaron las primeras películas en competencia en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires, El comienzo es alentador.

En la Internacional pudieron verse producciones de Suecia y de Italia. “Call girl” es un relato clásico de intriga sobre un escándalo que salpicó a la política sueca en los años 70, y está narrada con una solidez que no parece propia de un director debutante. La película de Mikael Marcimian por momentos recuerda a “El topo”, dirigida por el también sueco Thomas Alfredson, que pudo verse en el festival el año pasado, y de la que Marcimian formó parte. Otra de sus virtudes es la extraordinaria actuación de Pernilla August, quien compone un personaje lleno de matices y debería llevarse algún premio.

“Su Re” (el rey), del italiano Giovanni Columbu, remite directamente al cine del gran Pier Paolo Pasolini, en especial a “El evangelio según San Mateo”, y se transforma en un relato de gran fuerza visual por los particulares rostros los protagonistas, que no son actores profesionales, el problema es que se queda a mitad de camino en su fidelidad a sus influencias y a una historia tan transitada como la de la crucifixión, y verla puede llegar a ser un calvario. Filmada en Córcega y producida, entre otros, por Nanni Moretti, cuenta con un protagonista que no se parece en nada a la idea que uno se ha hecho de Jesús. Un verdadero corso a contramano.

En la competencia argentina pudo verse una película que ya muchos consideran entre lo más destacado del festival. Raúl Perrone presentó su trabajo número 30, lo que ya es todo un logro en sí. “Pendejos” (se escribe “P3nd3j05”) es el incómodo título que confirma la cruda poesía de toda su obra.

Por Fernando Herrera para el Diario La Capital

Publicado el 14 de Abril de 2013

Anuncios