(Texto del libro del BAFICI)

De vez en cuando, como vía de escape de la repetición de los géneros, alguien exprime su talento para inventar sutilmente nuevos parámetros, como si tratase de iniciar una nueva etapa. Esta película es de esas: una de vampiros que hace del terror un género novedoso. La fórmula es barrer con la estética cool y/o porno-tortuosa de los últimos exponentes del género, y también con la supremacía del efectismo digital, para volver a algo más visceral, nivelando con dosis justas la simpleza, ternura y humor. Pero también la mezcla extraña vuelve innovador a este viaje a la intimidad del horror: por un lado hay un relato de iniciación cruzado por un cuento infantil macabro; por otro, hay gore del directo, con un espíritu retro algo ochentoso, pero también una película de secuencias planificadas rigurosamente, con cumbres de virtuosismo visual y narrativo. Y todo el artificio en función de una historia de amor bizarro entre dos vecinos de doce años que arde como un volcán en erupción. Y si bien la nieve cae todo el tiempo sobre esa pequeña ciudad sueca donde viven, no hay manera de enfriar tanta pasión.

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios