Música en las calles

Cuenta la leyenda que el gran Bebo Valdes, extraordinario músico cubano exiliado en Suecia durante 40 años, decía que lo único que quería hacer antes de morir era conocer Salvador de Bahía. Ese deseo es el motor de este documental del español Fernando Trueba, que podría haber quedado en una simple anécdota agradable y muy válida de ver, pero que expande su propuesta inicial cuando Valdes, además de ponerse en contacto con los músicos locales y generar algunos momentos de pura magia como el encuentro con Caetano Veloso, se conecta con las raíces africanas comunes a Cuba y Brasil y con la realidad social de una comunidad profundamente transformada por la música.

Candeal es una favela de Salvador de Bahía cuya dinámica cambió por completo con la creación de la Escuela de Música Popular Pracatum, iniciativa de Carlinhos Brown. El propio Trueba lo cuenta mejor:

“A los veinte años, Carlinhos Brown empezó a ganar dinero componiendo hits para gente como Sergio Mendes o Caetano. Una vez, al volver de una de sus giras al Candeal, le contaron que en una redada policial habían muerto cinco o seis chicos amigos suyos, chicos con los que había crecido. Carlinhos pensó que si no hubiera sido por la música, él podría haber muerto esa noche. La música le había salvado. Entonces comenzó a comprar instrumentos para el barrio y a crear grupos de música con los niños.

Así nació la Escuela de Música Popular Pracatum, que es el único conservatorio de música popular que existe en Brasil. Es para niños, adolescentes, jóvenes. Y son muy estrictos. Si no estás escolarizado, no te admiten. Han creado todo tipo de incentivos para ayudar a los niños a salir de la miseria y para que se vuelquen en la cultura y en la educación.”

Este domingo comienza un nuevo ciclo de cine en el Parque España cuyo foco está puesto en la música popular. La historia de Candeal merece ser conocida. La música como salvación.

Por Fernando Herrera

El propio director habla de su película

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios