cave

Confines de lo inherente

El hallazgo es extraordinario.  Algún capricho cósmico vedó la entrada la de una caverna del sur de Francia durante algo así como 32.000 años, gestando una formidable cápsula de tiempo. Aventurarse en su interior equivale a viajar hacia el pasado más primordial y remoto de la génesis del arte humano.

Werner Herzog es un gran cronista de las profundidades de la naturaleza, de las oscuridades de la razón, de los más extremos confines del alma como fuerza que se sobrepone a todo. En todas sus películas, documentales o de ficción, los protagonistas cumplen su (des)propósito, conquistan lo aparentemente inútil, sobreponiéndose a todos los pronósticos adversos.  La escala se invierte y lo pequeño se vuelve grande.

Está vez los remotos autores de una serie de obras de arte que nos interpelan, las primeras representaciones de las que se tenga noticias, le ganan al porvenir y demuestran que no somos tan distintos, y que todavía tienen muchas cosas para decir.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios