the_rum_diary_2011_1920x1280_736796Ritmo y ebriedad en Puerto Rico

Reza Wikipedia que Hunter S. Thompson (1937-2005) fue un periodista y escritor estadounidense creador e ícono del llamado “periodismo gonzo”. ¿A que se refiere el oráculo web con esto? A una apología de la subjetividad en la escritura que terminó transformándose en el modelo a seguir (y que de paso venía acompañada por una apología de toda clase de sustancias). Pero mejor que explicarlo es ver “The Rum diary”, que aquí se conoce como “Diario de un seductor”, otra patética traducción de un título al castellano,  (y uno se pregunta donde está la seducción, quizás en el ron que los protagonistas no pueden parar de beber).

A diferencia de ese gran espejo (deformante) con el que se puede comparar esta película, que fue “Pánico y locura en Las Vegas” (basada en otra novela de Thompson y también protagonizada por Johnny Depp), aquí no se trata del imitar al propio Hunter sino de buscar un alter-ego. Y la otra gran diferencia es que (casi) no hay drogas alucinógenas. Claro, no está el siempre excesivo Terry Guilliam en la dirección sino el más correcto Bruce Robinson, más conocido como guionista, en particular por “Los gritos del silencio” (otra historia de periodistas arrojados a lugares exóticos, pero “en serio”). Imaginar “Pánico y locura en Las Vegas” sin drogas es como imaginar “300” sin sangre, pero aquí, sumergida en litros de ron, persiste esa lucidez de Thompson por radiografar el lado oscuro del sueño americano.

Más allá de esa pelea desigual contra su propia sombra, lo que sostiene el interés es el placer por ver algo que está bien escrito, cosa que ya casi no sucede en estos tiempos.

Por Fernando Herrera

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios