Naturaleza humana

La primera gran película de Werner Herzog es una síntesis de toda su obra posterior. Su tema es la locura como consecuencia de la radicalización de un propósito único, tan cristalizado que confiere una fuerza de voluntad desmedida. La gran mayoría de los protagonistas de las películas del director alemán cuadran en esta descripción (y, desde luego, el mismo Herzog). El rostro más emblemático para expresar este concepto es el de Klaus Kinski. Su Aguirre sólo conoce una dirección posible, siempre hacia adelante, en una línea tan recta como lo permita el curso del río que viene surcando en su balsa. No hay razones, sólo fuerza. Todos dudan, todos temen, menos él. Nada podrá detenerlo.

Por Fernando Herrera

Nota sobre Fitzcarraldo

Más información sobre la película en IMDB

Anuncios